Husk

Videojuego de terror inspirado en los años 90

Transcurre el año 1995 y Matthew Palmer, el protagonista de este videojuego, acaba de despertarse del coma tras haber sufrido un terrible accidente de tren. Por extraño que parezca, no hay nadie a su alrededor, ni siquiera su mujer y sus hijas. Lo único que se distingue en los alrededores es un cartel que indica 'Bienvenido a Shivercliff'. Este es el comienzo de la historia de terror de Husk. Ver descripción completa

PROS

  • Atmósfera inquietante
  • Narración inmersiva

CONTRAS

  • De pago
  • Contenido violento

Transcurre el año 1995 y Matthew Palmer, el protagonista de este videojuego, acaba de despertarse del coma tras haber sufrido un terrible accidente de tren. Por extraño que parezca, no hay nadie a su alrededor, ni siquiera su mujer y sus hijas. Lo único que se distingue en los alrededores es un cartel que indica 'Bienvenido a Shivercliff'. Este es el comienzo de la historia de terror de Husk.

Un juego de terror hiperrealista

Husk no es un videojuego de terror al uso. Su ambiente hiperrealista está inundado de un dolor y un sufrimiento que, gracias a sus exquisitos gráficos, son vividos por el jugador en su propia piel. Violencia y adicción al alcohol son otros ingredientes de un título no recomendado para menores de 18 años y que destaca por su narración inmersiva. Su espectacular banda sonora, sus cruentas batallas con todo tipo de monstruos y la desolada estética de Shivercliff, la ciudad abandonada en la que transcurre, son otros de sus mejores argumentos.

Un futuro clásico del género de terror

Husk va camino de convertirse en un clásico dentro del género de terror. Su intrigante historia, sus detallados escenarios y su atmósfera literalmente irrespirable son algunos de los ingredientes más agradables para aquellos que ya lo han probado. Sin duda, se trata de un videojuego no apto para todos los públicos por su contenido violento, pero que es capaz de enganchar desde el primer instante y de proveer de un buen número de horas de terrorífica diversión al jugador.